Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas: porque el tiempo está cerca. Apocalipsis 1:3.

EL Mensaje de los Tres Ángeles

{ Autor Desconocido }

Al final del 1er. Siglo de la era cristiana, al apóstol Juan, mientras se encontraba en la Isla de Patmos, Dios le mostró el surgimiento de un movimiento religioso que impactaría a todas las naciones de la tierra (Apocalipsis 1:1, 9; 14:6-12).

Bajo la figura de tres ángeles volando por en medio del cielo, Dios mostró que antes de la segunda venida de Cristo, él levantaría un pueblo que predicaría la verdad de la Palabra de Dios en medio del error y la confusión religiosa de los últimos días (Apocalipsis 14:14-16). Lo que en este tratado queremos presentarte en forma sencilla, es el mensaje que al aceptarlo te puede llevar al cielo, y al rechazarlo de igual forma te puede llevar a la perdición. No lo arrojes al zafacón, búscate una Biblia y busca todos los pasajes que aquí citamos. ¡Que Dios te ayude a ver la luz!

El Mensajero del Evangelio Eterno

Desde los días apostólicos, el enemigo de Dios estaba tratando de desviar la atención de los cristianos del mensaje predicado por Cristo y los apóstoles. Antes de terminar el primer siglo de la era cristiana, ya se mencionaba la aparición de fábulas inventadas por los hombres (Gálatas 1:6-10; 2 Corintios 11:3, 4). El apóstol Pedro predijo que “maestros falsos introducirían errores dentro del cristianismo y así el camino de la verdad sería distorsionado” (2 Pedro 2:1, 2). Al apóstol Pablo también le fue mostrado que la iglesia cristiana fundada por Cristo caería en un estado de apostasía antes de la venida del Señor (Hechos 20:28-30; 1 Timoteo 4:1; 2 Tesalonicenses 2:1-4). Debido a ese apartamiento de la verdad, el Señor levantaría sobre la tierra hombres que enseñarían el verdadero evangelio, el que está sostenido por la Biblia, y, ¿quiénes están predicando ese evangelio? Al final de este tratado lo verás.

Para Predicarlo a Todo el Mundo

Hay un sistema religioso denominado la bestia que “ha maravillado a toda la tierra en pos de ella” (Apocalipsis 13:3). Esa gente predica un mensaje incorrecto, no enseña a adorar en forma correcta y domina con sus errores las mentes de la mayoría de los habitantes de la tierra. El pueblo que Juan vio levantarse para predicar las buenas nuevas de salvación, debía ir a toda nación, tribu, lengua y pueblo, con el mensaje contrario al que predica la bestia, y, ¿cuál es el pueblo que predica ese mensaje a todo el mundo?

Temed a Dios y Dadle Gloria

El mundo en que vivimos ha perdido el respeto a las cosas sagradas. Da culto a las criaturas en lugar de darlo al Creador. Glorifica la ciencia. Se enorgullece de sus inventos, practica la idolatría y coloca las tradiciones de los hombres por encima de lo que Dios dice. El hombre de hoy no respeta ni el nombre de Dios, ni su día de culto, ni los principios de su palabra. El mensaje de los tres ángeles invita a la humanidad a cambiar de rumbo, a temer a Dios y honrarlo.

La Hora del Juicio ha Llegado

¿Sabías tú que antes de Jesús volver a la tierra se habrá decidido el caso de todos los que han de entrar al reino de Dios? ¿Sabías tú que el juicio de Dios se desarrolla en tres etapas y que vivimos bajo la primera etapa que se llama el juicio investigador para los que a través de la historia han estado ligados al pueblo de Dios? ¿Sabías tú que las profecías de la Biblia indicaban el tiempo del juicio? Pronto los casos estarán todos decididos, ¿entrarás al reino con Cristo?

Adoren al Creador Solamente

Es una pena que el mundo de hoy no sepa a quién adorar, cuándo adorar, cómo adorar. En una gran parte del mundo se le rinde tributo a Buda por parte de millones de personas no cristianas. En otra gran parte del mundo se veneran los escritos de Mahoma. Un vasto sector del cristianismo no habla más que de María. Aunque esta mujer fue una dama piadosa que esperaba la redención, ella misma necesitaba al Redentor del mundo. A ella no se le puede adorar. La Biblia dice: “Adora a Dios” (Apocalipsis 22:8, 9). En Apocalipsis 13:4 dice que la gente al seguir los errores de la bestia estaría adorando al dragón, o sea, a Satanás. La persona adora con las enseñanzas que le transmiten y Dios no acepta que le adoren en el error, sino en la verdad (Mateo 15:8, 9; Juan 4:24). La frase “adorad al que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas”, hace alusión al cuarto mandamiento de la ley de Dios (Éxodo 20:8-11). El mundo se ha olvidado del mandamiento que contiene el sello del Dios vivo, el cual le da a Dios título (Creador), nombre (Jehová), territorio (cielo y tierra). En su lugar colocaron el “Sun-day”, el cual era utilizado por los paganos como día de adorar el sol. ¿Adoras tú en forma equivocada?

Cayó la Gran Babilonia

En Apocalipsis 17:1-5 dice que esta Babilonia es una religión unida a los gobiernos de la tierra. Transmite un falso vino, una doctrina equivocada. Su silla está en territorio de lo que fue el imperio Romano. Es la religión que permite los adornos que Dios prohíbe. Es la iglesia que levanta en cada servicio el cáliz de oro. Es la iglesia que tiene el título de madre del cristianismo. Es la iglesia que derramó la sangre de los hijos de Dios. ¿Estarás tú en ellas? Lee Apocalipsis 18:1-5 y verás lo que Dios te dice.

No Adoren a la Bestia

¿A quién representa esa bestia? ¿Cómo tú sabrás si la estás adorando? ¿Qué me sucederá si la adoro? ¿Sabías tú que al obedecer lo que la bestia dice la estás adorando? Solicita otro tratado como éste que te contesta todas estas preguntas. El tema de Apocalipsis 14:6-12 es uno solo: O ADORO A DIOS O ADORO A LA BESTIA. ¿A quién Adorarás tú?

No Adoren la Imagen de la Bestia

La bestia está ligada a una iglesia corrupta en su doctrina. La imagen de la bestia representa a iglesias que pretenden ser diferentes a la iglesia ligada a la bestia, pero en su doctrina demuestran que son una réplica de ella. Separados como organización, pero unidos en la mayoría de las doctrinas. Como las llama Apocalipsis 17:5: madre e hijas. De modo que la imagen de la bestia representa a aquellas iglesias que dicen creer y practicar lo que dice la Biblia, pero en la realidad siguen los pasos de la ramera de Apocalipsis 17:1-5.

La Marca de la Bestia

Para entender lo que es la marca de la bestia tenemos que irnos a Daniel 7:1-25 y Apocalipsis 13:1-18. En estos dos capítulos encontramos quien es la bestia, encontramos que ese poder religioso aparece en Daniel 7:25 cambiando la ley de Dios. En Apocalipsis 13:1-8 aparece imponiendo un falso sistema de adoración. Si usted busca el libro de Éxodo y lee el capítulo 20:1-17 encontrará los diez mandamientos, si los compara con un catecismo verá que dos de los mandamientos fueron cambiados, el segundo mandamiento de los versos 4-6 y el cuarto mandamiento del 8-11. Esos dos mandamientos hablan de a quién adorar y en qué día adorarle. La bestia los cambió y aparece en Apocalipsis imponiendo adoración falsa. Obviamente, una marca de identificación que está ligada al cambio que le hizo a la ley de Dios. Si tu religión utiliza imágenes que Dios prohibió, si guarda el día que estableció la bestia y no el que ordena la ley de Dios, estás ligado a la marca de la bestia.

La Ira de Dios

Quienes sigan a la bestia recibirán la ira de Dios, que según Apocalipsis 16, no es otra cosa que las siete postreras plagas. Quienes guardan los mandamientos verdaderos de Dios no recibirán las plagas, quienes tienen la fe de Jesús serán protegidos en ese día. Sólo los que se ligan a la bestia sufrirán el castigo de la ira.

El Lago de Fuego y Azufre

La Biblia dice en Apocalipsis 20:7-10 que ese lago de fuego se formará en la tierra mil años después de la venida del Señor. Dios hará descender fuego con el que destruirá a Satanás y a los ángeles caídos, a la bestia y a la imagen de la bestia y obviamente, a los que le siguen. ¿Ves la importancia de saber lo que es la bestia, su imagen, y su marca? ¡Apártate de ella!

Los Mandamientos de Dios y la Fe de Jesús

A través de toda la Biblia podemos encontrar que toda verdadera religión ha sostenido estos dos principios como norma de fe y práctica. Hay muchos cristianos que creen en Jesús, pero no quieren guardar sus mandamientos. Se olvidan que Jesús dijo: “Si me amáis, guardad mis mandamientos” (Juan 14:15; 15:10). Sólo el pueblo que guarda los mandamientos de Éxodo 20 y tiene la fe de Jesús será librado de la ira que vendrá. Hay dos mandamientos que en forma específica nos conectan o desconectan de la bestia, de su imagen y de su marca, búscalos en Éxodo 20:4-6 y 8-11. La iglesia que guarda esos mandamientos, incluyendo el cuarto, de Éxodo 20:8-11, es la representada por los tres ángeles volando por en medio del cielo, ése es el pueblo que tú debes buscar. Un pueblo con una pureza doctrinal.