Escudriñad las Escrituras, porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna, y ellas son las que dan testimonio de mí; Juan 5:39

¿Qué significa cuando Dios dice que amó a Jacob pero aborreció a Esaú?

{ autor desconocido }

En Malaquías 1, vemos a Dios dialogando con su pueblo y realza su amor por Israel. Consequentemente El le reclama a Israel el poco amor y fidelidad que Israel le devuelve a su Creador. El Señor comienza señalando que su amor se comienza al traer a colación que Jacob fue escogido y no Esaú dado que Jacob no era el primogénito de Isaac.

2 "Yo os he amado, dice Jehová. Pero vosotros dijisteis: “¿En qué nos amaste?” ¿No era Esaú hermano de Jacob?, dice Jehová; sin embargo, amé a Jacob 3 y a Esaú aborrecí; convertí sus montes en desolación y abandoné su heredad a los chacales del desierto... "

La pregunta que surge inevitablemente es, ¿porqué Dios aborreció a Esaú?

La expresión "a Esaú aborrecí" no debe interpretarse como si Dios guardara rencor o ira hacia Esaú o a sus descendientes. De igual manera "Amé a Jacob" no debe interpretarse como si Dios amara más a Jacob o sus descendientes de manera privilegiada en comparación a cualquier otro pueblo. Aquí no es asunto de favoritismo, sino de funcionalidad pues Israel fue escogido no para fungir como pueblo escogido para recibir las bendiciones de Dios, sino fue escogido como medio físico para anunciar el plan de salvación a la humanidad. Y no podemos olvidar que Israel fue escogido como el medio físico del cual el Mesías vendría. Dicho por Jesis a la samaritana en Juan 4:21 y 22:

21 Jesús le dijo: Mujer, créeme, que la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalem adoraréis al Padre. 22 Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los Judíos.

Inevitablemente tenemos que traer a colación el concepto de la soberanía de Dios. Dios como Creador, Sustentador, y Soberano Absoluto de todo lo haya existido, existe o existirá, tiene el derecho de elegir quién o qué cosa va a usar para lograr sus propósitos desde el Reino de los Cielos (Vea 2 Crónicas 18) hasta la tierra (Vea Isaías 6:1-8). En esta ocasión, el contexto indica que Dios en su infinita sabiduría escogió a Jacob en lugar de Esaú. Romanos 9:7-14 explica que la elección de Dios se hizo antes de que nacieran por ende la decisión de escoger a Jacob se basa en todo en el derecho soberano de Dios para elegir quien o que Él usaría para llevar a cabo Sus propósitos (Romanos 9:11).

7 Ni por ser simiente de Abraham, son todos hijos; mas: En Isaac te será llamada simiente. 8 Quiere decir: No los que son hijos de la carne, éstos son los hijos de Dios; mas los que son hijos de la promesa, son contados en la generación. 9 Porque la palabra de la promesa es esta: Como en este tiempo vendré, y tendrá Sara un hijo. 10 Y no sólo esto; mas también Rebeca concibiendo de uno, de Isaac nuestro padre, 11 (Porque no siendo aún nacidos, ni habiendo hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme á la elección, no por las obras sino por el que llama, permaneciese;) 12 Le fué dicho que el mayor serviría al menor. 13 Como está escrito: A Jacob amé, mas á Esaú aborrecí. 14 ¿Pues qué diremos? ¿Que hay injusticia en Dios? En ninguna manera.
No podemos dejar fuera que el conocimiento de todo de Dios le permite conocer el futuro y saber que Jacob estaría dispuesto a seguirle, algo que Esaú no quiso hacer. Si juntamos estas características de Dios, su omnisapiencia y derecho soberano, es imposible que Dios se equivoque.

Al estudiar la Biblia, es muy importante estudiar siempre el contexto de un determinado versículo de la Biblia o pasaje. En estos casos, el profeta Malaquías y el apóstol Pablo está usando el nombre de "Esaú" para referirse a los edomitas, que eran los descendientes de Esaú. Isaac y Rebeca tuvieron dos hijos, Esaú y Jacob. Dios escogió a Jacob (quien más tarde el nombre de "Israel") como el padre de su pueblo escogido, los hijos de Israel. Dios rechazó a Esaú (quien también fue llamado "Edom") y no lo eligió como padre de su pueblo escogido. Esaú y sus descendientes, los edomitas, en muchos aspectos eran bendecidos por Dios (Génesis 33:9; Génesis capítulo 36).

¿Podemos decir que Israel merecía trato preferncial sobre Edom? De ninguna manera. Si Edom abandonó las las enseñanzas de Isaac, no es menos cierto que Israel varias veces dejaba de seguir a su Creador por seguir ídolos falsos de las naciones aledañas. Israel se prostituyó con Baal de los Fenicios (hijos de Sidón) y Judá se prostituyó con Moloch, dios abominable de los edomitas. Ambas naciones serían benditas en Abraham, ambas recibieron el evangelio por Isaac, y fueron hechos grandes y fuertes. ¿Cuál fue la diferencia ente los pueblos hermanos? Judá se arrepintió y volvió a Jehová mientras que Edom nunca lo hizo. Edom permaneció en pecado y Judá se arrepintió de su apostasía.

Si la adolatría de Edom fuera poco, su crueladad hacia su hermano el dia que Dios llamó a Juda para ajustar cuentas fue terrible. Judá decidio abandonar a su Creador y recibio las maldiciones del pacto que hizo con Jehova Dios predicha cientos de años antes mediante Josué en el Monte Ebal en Deuteronomio 27:

13 Y estos estarán para pronunciar la maldición en el de Ebal: Rubén, Gad, y Aser, y Zabulón, Dan, y Nephtalí. 14 Y hablarán los Levitas, y dirán á todo varón de Israel en alta voz: 15 Maldito el hombre que hiciere escultura ó imagen de fundición, abominación á Jehová, obra de mano de artífice, y la pusiere en oculto. Y todo el pueblo responderá y dirá: Amén.
En el caso de Israel y Edom (Jacob y Esaú), Israel se había rebelado, y Dios envió a los babilonios, incluso después de muchas advertencias (especialmente a través del profeta Jeremías), y en el proceso de la invasión, según consta en el libro de Abdías , los edomitas traicionado a Israel: (Abdías 1:8-14)
8 ¿No haré que perezcan en aquel día, dice Jehová, los sabios de Edom, y la prudencia del monte de Esaú? 9 Y tus valientes, oh Temán, serán quebrantados; porque todo hombre será talado del monte de Esaú por el estrago. 10 Por la injuria de tu hermano Jacob te cubrirá vergüenza, y serás talado para siempre. 11 El día que estando tú delante, llevaban extraños cautivo su ejército, y los extraños entraban por sus puertas, y echaban suertes sobre Jerusalem, tú también eras como uno de ellos. 12 Pues no debiste tú estar mirando en el día de tu hermano, el día en que fué extrañado: no te habías de haber alegrado de los hijos de Judá en el día que se perdieron, ni habías de ensanchar tu boca en el día de la angustia: 13 No habías de haber entrado por la puerta de mi pueblo en el día de su quebrantamiento; no, no habías tú de haber mirado su mal el día de su quebranto, ni haber echado mano á sus bienes el día de su calamidad. 14 Tampoco habías de haberte parado en las encrucijadas, para matar los que de ellos escapasen; ni habías tú de haber entregado los que quedaban en el día de angustia.

Por lo tanto, teniendo en cuenta el contexto, Dios de amor y odio a Jacob a Esaú no tiene nada que ver con las emociones humanas de amor y odio. Tiene todo que ver con que Dios escoge a un hombre y sus descendientes y el rechazo de otro hombre y sus descendientes. Dios escogió a Abraham, de todos los hombres en el mundo. La Biblia muy bien podría decir: "Abraham me encantaba, y los demás hombres yo los odiaba." Dios escogió a Isaac hijo de Abraham en lugar de Ismael hijo de Abraham. La Biblia muy bien podría decir: "amé a Issac y a Ismael aborrecí."

También creo que Dios puede odiar a alguien debido a su pecado, mientras que al mismo tiempo que los ama a pesar de su pecado. O dicho de otro modo, Dios puede odiar a alguien por lo que son, pero al mismo tiempo que los aman por lo que Dios es.

En otras palabras, Dios puede sentir una compasión y la gracia para los que no merecen siquiera el odio, mientras que el sentimiento y disgusto por su naturaleza pecaminosa y su carácter.