Alabad á Jehová, naciones todas; Pueblos todos, alabadle. Porque ha engrandecido sobre nosotros su misericordia; Y la verdad de Jehová es para siempre. Aleluya. Salmo 117;1,2

¿Por qué Dios mandó a Israel a destruir a las tribus cananeas?

{ Autor Desconocido }

¿Quiénes eran los cananeos?

Muchísimas personas hacen esta pregunta pues no pueden reconciliar cómo un Dios amante que "... no envió Dios á su Hijo al mundo, para que condene al mundo, mas para que el mundo sea salvo por él." (Juan 3:17) haya dado órdenes para exterminar a miles de personas sin razón. Necesitamos analizar el contexto de estas instrucciones para saber si el amor de Dios es manifiesto. Necesitamos empezar en el Pentateuco. El libro de Génesis nos dice que a Abram le fue anticipado que su descendencia sería oprimido en tierra ajena, pero saldrían de dicha nación fortalecidos como nación. Según Génesis 15:13 al 16,

13 Entonces dijo á Abram: Ten por cierto que tu simiente será peregrina en tierra no suya, y servirá á los de allí, y serán por ellos afligidos cuatrocientos años. 14 Mas también á la gente á quien servirán, juzgaré yo; y después de esto saldrán con grande riqueza. 15 Y tú vendrás á tus padres en paz, y serás sepultado en buena vejez. 16 Y en la cuarta generación volverán acá: porque aun no está cumplida la maldad del Amorrheo hasta aquí.

¿Quiénes eran los cananeos? Para contestar esta pregunta, recurrimos de nuevo al Génesis, pero esta vez a la Tabla de las Naciones. Según la Tabla de las Naciones, en Génesis 10:15-19, Canaán, hijo de Cam y nieto de Noé, es padre de los Amorreos. "amorreo" llegó ser sinónimo de los habitantes de la tierra de Canaán tal como "Efraín" llegó ser sinónimo de Israel en el antiguo testamento. Los amorreos, o cananeos, eran las naciones que habitaban la tierra de Canaán.

Abraham, Isaac, Jacob, y los cananeos

Estando ya establcido en la tierra de Canaan, Abraham quiso que Isaac tuviera esposa. Geness 24 nos dice las instrucciones dada para esta empresa:

1 Y Abraham era viejo, y bien entrado en días; y Jehová había bendecido á Abraham en todo. 2 Y dijo Abraham á un criado suyo, el más viejo de su casa, que era el que gobernaba en todo lo que tenía: Pon ahora tu mano debajo de mi muslo, 3 Y te juramentaré por Jehová, Dios de los cielos y Dios de la tierra, que no has de tomar mujer para mi hijo de las hijas de los Cananeos, entre los cuales yo habito; 4 Sino que irás á mi tierra y á mi parentela, y tomarás mujer para mi hijo Isaac.
Abraham era nacido en la tierra de Ur de los Caldes, entiendase de los hijos de Sem. Las mismas instrucciones fueran dadas a Esau y Jacob.
1 ENTONCES Isaac llamó á Jacob, y bendíjolo, y mandóle diciendo: No tomes mujer de las hijas de Canaán. 2 Levántate, ve á Padan-aram, á casa de Bethuel, padre de tu madre, y toma allí mujer de las hijas de Labán, hermano de tu madre.
No es que los hijos de Ur eran santos o consagradísimos al Dios Creador; en verdad habían abandonado al Dios Creador por practicar el politeísmo, pero no participaban en las prácticas degradantes e infernales de los Cananeos.

Israel y los cananeos

Cuando Israel salió de la esclavitud en Egipto, le fueron dados instrucciones para tratar con las naciones que vivían en la tierra de Canaán. Deuteronomio 7:1 al 3 dice,

1 Cuando Jehová tu Dios te hubiere introducido en la tierra en la cual tú has de entrar para poseerla, y hubiere echado de delante de ti muchas gentes, al Hetheo, al Gergeseo, y al Amorrheo, y al Cananeo, y al Pherezeo, y al Heveo, y al Jebuseo, siete naciones mayores y más fuertes que tú; 2 Y Jehová tu Dios las hubiere entregado delante de ti, y las hirieres, del todo las destruirás: no harás con ellos alianza, ni las tomarás á merced. 3 Y no emparentarás con ellos: no darás tu hija á su hijo, ni tomarás á su hija para tu hijo.

¿Porqué Dios le prohibió a Israel que le uniera con habitantes de Canaán?

4 Porque desviará á tu hijo de en pos de mí, y servirán á dioses ajenos; y el furor de Jehová se encenderá sobre vosotros, y te destruirá presto. 5 Mas así habéis de hacer con ellos: sus altares destruiréis, y quebraréis sus estatuas, y cortaréis sus bosques, y quemaréis sus esculturas en el fuego. 6 Porque tú eres pueblo santo á Jehová tu Dios: Jehová tu Dios te ha escogido para serle un pueblo especial, más que todos los pueblos que están sobre la haz de la tierra.
Y, ¿cómo se relacionaría Israel con la religión de los Cananeos? El mismo capítulo al final nos contesta esta pregunta:
22 Y Jehová tu Dios echará á estas gentes de delante de ti poco á poco: no las podrás acabar luego, porque las bestias del campo no se aumenten contra ti. 23 Mas Jehová tu Dios las entregará delante de ti, y él las quebrantará con grande destrozo, hasta que sean destruídos. 24 Y él entregará sus reyes en tu mano, y tú destruirás el nombre de ellos de debajo del cielo: nadie te hará frente hasta que los destruyas. 25 Las esculturas de sus dioses quemarás en el fuego: no codiciarás plata ni oro de sobre ellas para tomarlo para ti, porque no tropieces en ello, pues es abominación á Jehová tu Dios; 26 Y no meterás abominación en tu casa, porque no seas anatema como ello; del todo lo aborrecerás y lo abominarás; porque es anatema.

De nuevo lo vemos en Deuteronomio 20:16-18

16 Empero de las ciudades de estos pueblos que Jehová tu Dios te da por heredad, ninguna persona dejarás con vida; 17 Antes del todo los destruirás: al Hetheo, y al Amorrheo, y al Cananeo, y al Pherezeo, y al Heveo, y al Jebuseo; como Jehová tu Dios te ha mandado: 18 Porque no os enseñen á hacer según todas sus abominaciones, que ellos hacen á sus dioses, y pequéis contra Jehová vuestro Dios.

La prohibición no era para que Israel quedara aislado de las demás naciones, sino que las demás naciones no alejaran a los israelitas del lado de Dios. Dichas naciones incluían a los Amalequitas (hijos de Esaú), Amorreos, Hittas, Perizitas, Heveos, Quenitas, Jebuseos, Guragaseos, los Amorreos de Sehón en Transjordania, y los Amorreos de Basán. Naciones adyacentes eran los Filisteos (bis-nietos de Cam), Edomitas (hijos de Esaú), Moabitas (hijos de Lot), y los Amonitas (hijos de Lot). En el norte colindaban con los Fenicios (hijos de Sidón, el primogénito de Canaán) y los Sirios. El siguente mapa indica donde vivían los cananeos.

Mapa de los pueblos cananeos cuando llegaron los Israelitas
Autor desconocido

El culto de los cananeos

¿Que hacían estas naciones que Dios instruyo a Israel que los destruyera? ¿En qué consistían las "abominaciones, que ellos hacen á sus dioses, y pequéis contra Jehová vuestro Dios"? La Biblia nos dice que los Amalequitas fueron los primeros en atacar a Israel sin provacación alguna y siempre fueron estorbo para el bienestar de Israel y fuente de odio hacia el pueblo de Dios (Num. 24:20, Ex. 17:8-16, Deut. 25:17-19). Pero las demás naciones adoraban a dioses falsos a los cuales se les daba un culto que Dios aborrecía. La diosa Astharoth, era la "abominación de los Sidonios" (es decir, Fenicios), Chêmos era la "abominación de Moab" (Num. 21:29; Jer. 48:7,13,46), y Milcom (conocido tambien como "Moloch") era la "abominación de los hijos de Ammón" (2 do Reyes 23:13). Baal era el dios de los Fenicios.

Por las prácticas de los cananeos, Isaac le dio instrucciones a Jacob en Genesis 28,

1 ENTONCES Isaac llamó á Jacob, y bendíjolo, y mandóle diciendo: No tomes mujer de las hijas de Canaán. 2 Levántate, ve á Padan-aram, á casa de Bethuel, padre de tu madre, y toma allí mujer de las hijas de Labán, hermano de tu madre.
Estas mismas instrucciones fueron repetidas a todo el pueblo de Israel para no caer en apostasia.

Hay varias referencias a la prohibición de participar en estos ritos tales como Levítico 18:1-4,21, Levítico 20:1-6, 1 ro Reyes 11:6-8, 2 do Reyes 23:12-14, Isaías 57:8-10, Jeremías 32:34-36, Jeremías 49:1-3, Jeremiah 49:2-4, Sofonías 1:4-6, y Hechos 7:42-44. Por ejemplo Levítico 18:1-4,21 y Levítico 20:1-6.

Levítico 18:1-4,21; 1 Y habló Jehová á Moisés, diciendo: 2 Habla á los hijos de Israel, y diles: Yo soy Jehová vuestro Dios. 3 No haréis como hacen en la tierra de Egipto, en la cual morasteis; ni haréis como hacen en la tierra de Canaán, á la cual yo os conduzco; ni andaréis en sus estatutos. 4 Mis derechos pondréis por obra, y mis estatutos guardaréis, andando en ellos: Yo Jehová vuestro Dios. ... 21 Y no des de tu simiente para hacerla pasar por el fuego á Moloch; no contamines el nombre de tu Dios: Yo Jehová.

Levítico 20:1-6; 1 Y habló Jehová á Moisés diciendo: 2 Dirás asimismo á los hijos de Israel: Cualquier varón de los hijos de Israel, ó de los extranjeros que peregrinan en Israel, que diere de su simiente á Moloch, de seguro morirá: el pueblo de la tierra lo apedreará con piedras. 3 Y yo pondré mi rostro contra el tal varón, y lo cortaré de entre su pueblo; por cuanto dió de su simiente á Moloch, contaminando mi santuario, y amancillando mi santo nombre. 4 Que si escondiere el pueblo de la tierra sus ojos de aquel varón que hubiere dado de su simiente á Moloch, para no matarle, 5 Entonces yo pondré mi rostro contra aquel varón, y contra su familia, y le cortaré de entre su pueblo, con todos los que fornicaron en pos de él, prostituyéndose con Moloch. 6 Y la persona que atendiere á encantadores ó adivinos, para prostituirse tras de ellos, yo pondré mi rostro contra la tal persona, y cortaréla de entre su pueblo.

De estos versos se desprende que el culto a Moloch y Quemos estaba prohibido a Israel por Jehová con pena de muerte para quienes los hicieran y para aquellos que se negaran poner a muerte a aquellos que practicaran estos ritos.

El culto de estos puebos tenía elementos sensuales dirigidos a fomentar el pecado sexual entre los participantes. En el caso de Israel, traería la ira de su Creador sobre ellos. Tal es el caso de Numeros 25 y 31 donde las moabitas y madianitas indujeron a los israelitas al pecado y a participar en los cultos a los demonios.

Números 25: 1 Y reposó Israel en Sittim, y el pueblo empezó á fornicar con las hijas de Moab: 2 Las cuales llamaron al pueblo á los sacrificios de sus dioses: y el pueblo comió, é inclinóse á sus dioses. 3 Y allegóse el pueblo á Baal-peor; y el furor de Jehová se encendió contra Israel.

Números 31: 1 Y Jehová habló á Moisés, diciendo: 2 Haz la venganza de los hijos de Israel sobre los Madianitas; después serás recogido á tus pueblos. 3 Entonces Moisés habló al pueblo, diciendo: Armaos algunos de vosotros para la guerra, é irán contra Madián, y harán la venganza de Jehová en Madián. ... 16 He aquí ellas fueron á los hijos de Israel, por consejo de Balaam, para causar prevaricación contra Jehová en el negocio de Peor; por lo que hubo mortandad en la congregación de Jehová.

¿Como llegaron estos cultos a Israel?

¿Como llegaron estos cultos a Israel? Primero, los Israelitas no erradicaron a los cananeos por completo despues de establecerse en la Tierra Prometido cuando llegaron dirigidos por Josué. Los cananeos que quedaron les sirvieron de estorbo y causa de caer. Los jueces, profetas, el Rey Saúl, y el Rey David les hicieron frente a estas naciones y sus prácticas trayendo paz y estabilidad a Israel. Pero la apostasía y mal ejemplo del Rey Salomón que lo trajo a Israel y enseñó a su pueblo a practicarlo impunemente.

1 ro Reyes 11:6-8; 1 Empero el rey Salomón amó, á más de la hija de Faraón, muchas mujeres extranjeras: á las de Moab, á las de Ammón, á las de Idumea, á las de Sidón, y á las Hetheas; 2 Gentes de las cuales Jehová había dicho á los hijos de Israel: No entraréis á ellas, ni ellas entrarán á vosotros; porque ciertamente harán inclinar vuestros corazones tras sus dioses. A éstas pues se juntó Salomón con amor. 3 Y tuvo setecientas mujeres reinas, y trescientas concubinas; y sus mujeres torcieron su corazón. 4 Y ya que Salomón era viejo, sus mujeres inclinaron su corazón tras dioses ajenos; y su corazón no era perfecto con Jehová su Dios, como el corazón de su padre David. 5 Porque Salomón siguió á Astaroth, diosa de los Sidonios, y á Milcom, abominación de los Ammonitas. 6 E hizo Salomón lo malo en los ojos de Jehová, y no fué cumplidamente tras Jehová como David su padre. 7 Entonces edificó Salomón un alto á Chêmos, abominación de Moab, en el monte que está enfrente de Jerusalem (Nota: Esto es el Monte de los Olivos); y á Moloch, abominación de los hijos de Ammón. 8 Y así hizo para todas sus mujeres extranjeras, las cuales quemaban perfumes, y sacrificaban á sus dioses.

¿Cómo era estos cultos que Dios los tenía por abominaciones de los cananeos? Fast (2014) elabora en que consistía el culto a Moloch (también conocido como Quemos por los Moabitas y Ba'al por los Filisteos). Estos sacrificios no tenían cuchillos o armas, usaban fuego para rendir culto a los dioses falsos. Por lo que sabemos se ofrecían infantes varones y femeninas primogénitos (2 ro de Reyes 23:10) para ser quemados y consumados en fuego.

“Y no des de tu simiente para hacerla pasar por el fuego á Moloch; no contamines el nombre de tu Dios: Yo Jehová.” Levítico 18:21.

Figura de los cananeos ofreciendo un infante a Moloch para ser ofrecido en fuego.
Autor desconocido

El pecado de Salomón trajo consecuencias funestas pues años más tarde, dos reyes de Judá participaron en estas abominaciones. 1ro de Reyes 16 nos dice:

2 Cuando comenzó á reinar Achâz, era de veinte años, y reinó en Jerusalem dieciséis años: y no hizo lo recto en ojos de Jehová su Dios, como David su padre; 3 Antes anduvo en el camino de los reyes de Israel, y aun hizo pasar por el fuego á su hijo, según las abominaciones de las gentes que Jehová echó de delante de los hijos de Israel.

Y 1ro de Reyes 21 nos dice:

1 De doce años era Manasés cuando comenzó á reinar, y reinó en Jerusalem cincuenta y cinco años: el nombre de su madre fué Hepsiba. 2 E hizo lo malo en ojos de Jehová, según las abominaciones de las gentes que Jehová había echado delante de los hijos de Israel. 5 Y edificó altares para todo el ejército del cielo en los dos atrios de la casa de Jehová. 6 Y pasó á su hijo por fuego, y miró en tiempos, y fué agorero, é instituyó pythones y adivinos, multiplicando así el hacer lo malo en ojos de Jehová, para provocarlo á ira.

Dirigido a demonios

El odio de Dios hacia estas prácticas era muy clara y por razones muy justas; eran dirigidas a demonios y sacrificaban a los inocentes. La prácticas de los cananeos eran muy conocidas desde tiempos antiguos. Antes de poseer la tierra prometida, a Israel se le encargo que erradicara estos pueblos por el pecado de los pueblos y por el porpio bien de Israel. En Números 33 encontramos la advertencia de Jehova sobre este asunto:

50 Y habló Jehová á Moisés en los campos de Moab junto al Jordán de Jericó, diciendo: 51 Habla á los hijos de Israel, y diles: Cuando hubiereis pasado el Jordán á la tierra de Canaán, 52 Echaréis á todos los moradores del país de delante de vosotros, y destruiréis todas sus pinturas, y todas sus imágenes de fundición, y arruinaréis todos sus altos; 53 Y echaréis los moradores de la tierra, y habitaréis en ella; porque yo os la he dado para que la poseáis. 54 Y heredaréis la tierra por suertes por vuestras familias: á los muchos daréis mucho por su heredad, y á los pocos daréis menos por heredad suya: donde le saliere la suerte, allí la tendrá cada uno: por las tribus de vuestros padres heredaréis. 55 Y si no echareis los moradores del país de delante de vosotros, sucederá que los que dejareis de ellos serán por aguijones en vuestros ojos, y por espinas en vuestros costados, y afligiros han sobre la tierra en que vosotros habitareis. 56 Será además, que haré á vosotros como yo pensé hacerles á ellos.

Salmo 106:33-42 expresa el pecado de Israel por no cumplir el mandato de Dios:

33 Porque hicieron se rebelase su espíritu, Como lo expresó con sus labios. 34 No destruyeron los pueblos Que Jehová les dijo; 35 Antes se mezclaron con las gentes, Y aprendieron sus obras. 36 Y sirvieron á sus ídolos; Los cuales les fueron por ruina. 37 Y sacrificaron sus hijos y sus hijas á los demonios; 38 Y derramaron la sangre inocente, la sangre de sus hijos y de sus hijas, Que sacrificaron á los ídolos de Canaán: Y la tierra fué contaminada con sangre. 39 Contamináronse así con sus obras, Y fornicaron con sus hechos. 40 Encendióse por tanto el furor de Jehová sobre su pueblo, Y abominó su heredad: 41 Y entrególos en poder de las gentes, Y enseñoreáronse de ellos los que los aborrecían. 42 Y sus enemigos los oprimieron, Y fueron quebrantados debajo de su mano.

El profetas Ezequiel pregonó el coraje de Jehová contra su pueblo por ellos participar en estas practicas tan despiadadas. En Ezequiel 27 leemos:

22 Por tanto, Aholibah, así ha dicho el Señor Jehová: He aquí que yo despierto tus amantes contra ti, de los cuales se hartó tu deseo, y yo les haré venir contra ti en derredor; 23 Los de Babilonia, y todos los Caldeos, mayordomos, y príncipes, y capitanes, todos los de Asiria con ellos: mancebos todos ellos de codiciar, capitanes y príncipes, nobles y principales, que montan á caballo todos ellos. 24 Y vendrán sobre ti carros, carretas, y ruedas, y multitud de pueblos. Escudos, y paveses, y capacetes pondrán contra ti en derredor; y yo daré el juicio delante de ellos, y por sus leyes te juzgarán. 25 Y pondré mi celo contra ti, y obrarán contigo con furor; quitarte han tu nariz y tus orejas; y lo que te quedare caerá á cuchillo. Ellos tomarán tus hijos y tus hijas, y tu residuo será consumido por el fuego. ... 35 Por tanto, así ha dicho el Señor Jehová: Por cuanto te has olvidado de mí, y me has echado tras tus espaldas, por eso, lleva tú también tu suciedad y tus fornicaciones. 36 Y díjome Jehová: Hijo del hombre, ¿no juzgarás tú á Aholah (Samaria), y á Aholibah (Jeusalén), y les denunciarás sus abominaciones? 37 Porque han adulterado, y hay sangre en sus manos, y han fornicado con sus ídolos; y aun sus hijos que me habían engendrado, hicieron pasar por el fuego, quemándolos. 38 Aun esto más me hicieron: contaminaron mi santuario en aquel día, y profanaron mis sábados; 39 Pues habiendo sacrificado sus hijos á sus ídolos, entrábanse en mi santuario el mismo día para contaminarlo: y he aquí, así hicieron en medio de mi casa.

Que Israel practicara estos cultos a los demonios fue causa para entregar a Judá a los Babilonios por 70 años, tiempo para arrepentirse de lo hecho y buscar a Jehová con un corazón contrito. Aun así, las mujeres cananeas y demás naciones fue causa de gran tristeza paa Esdras (Esras 9) pues varios de los príncipes de la transmigración prevaricaron contra su Creador en esta conducta.

1 Y ACABADAS estas cosas, los príncipes se llegaron á mí, diciendo: El pueblo de Israel, y los sacerdotes y levitas, no se han apartado de los pueblos de las tierras, de los Cananeos, Hetheos, Pherezeos, Jebuseos, Ammonitas, y Moabitas, Egipcios, y Amorrheos, haciendo conforme á sus abominaciones. 2 Porque han tomado de sus hijas para sí y para sus hijos, y la simiente santa ha sido mezclada con los pueblos de las tierras; y la mano de los príncipes y de los gobernadores ha sido la primera en esta prevaricación. 3 Lo cual oyendo yo, rasgué mi vestido y mi manto, y arranqué de los cabellos de mi cabeza y de mi barba, y sentéme atónito.
Solamente la rapido intervencion de Esdras y los demas fieles del Señor impidió que Judá cayera de nuevo es idolatria por los israelitas ligarse con las mujeres cananeas (Vea Esras 10.

Arqueología e historia

En las excavaciones en Gezer en 1904-09, Robert Alexander Stewart Macalister, del Fondo para la Exploración de Palestina, halló en el estrato cananeo de 1500 A.C. anterior a la ocupación israelita, las ruinas de un "lugar alto" que había sido un templo en donde se adoraba al dios Baal y a la diosa Astoret (Astarté).

Era un recinto de 147.5 pies por 118 pies, rodeado de un muro pero sin techar, en donde los moradores celebraban sus festejos religiosos. Dentro de los muros había 10 columnas toscas de piedra, de 4' 11" hasta 10' 10" de alto, delante de las cuales se ofrendaban los sacrificios. Debajo de los escombros de este "lugar alto," Macalister halló gran cantidad de urnas que contenían los restos de niños que habían sido sacrificados a Baal. Todo el recinto entero resultó ser un cementerio de niños recién nacidos.

Otra costumbre horrenda era la de los "sacrificios de los cimientos." Cuando había que construir una casa, se sacrificaba a un niño cuyo cuerpo era sepultado entre las paredes, para traer buena suerte al resto de la familia. Muchos de estos se hallaron en Gezer. También han sido encontrados en Meguido, Jericó y otros lugares.

Debajo de los escombros de este "lugar alto" Macalister también encontró cantidades de imágenes y placas de Astoret, con los órganos sexuales toscamente exagerados para excitar los sentimientos sensuales. Los cananeos, adoraban cometiendo excesos inmorales en presencia de sus dioses, y luego asesinando a sus hijos primogénitos como sacrificio a estos mismos dioses. Si Israel cayera en estas prácticas, el primogénito de José y María (nadie menos que Jesús) podría ser sacrificado a muerte en un horno en un culto a los demonios. La tierra de Canaán había llegado a ser una especie de Sodoma y Gomorra en escala nacional.

El propósito de Dios al ordenar el exterminio de los Cananeos además de ser un juicio sobre éstos, era mantener a Israel libre de la idolatría y de sus prácticas diabólicas. Dios estaba fundando la nación israelita con un sólo gran propósito; preparar el camino para la venida de Cristo, estableciendo en el mundo la idea de que hay un sólo, vivo y verdadero Dios. Si Israel caía en idolatría, dejaría de tener razón de existir como nación.

Las perversiones sexuales de estas naciones eran propensas a auspiciar y desarrollar enfermedades venéreas que podrían acabar con gran parte de la población de aquella época. Si tales enfermedades hubieran afligido a Israel, el medio físico para traer el Mesías venidero al mundo podía verse diezmado.

Más aún, el tiempo de gracia para estas tribus fue extendido 38 años más de lo que Dios hubiese querido. Al echar a Israel al desierto por 38 años más por su rebelión, estas tribus tuvieron otra oportunidad para abandonar sus caminos de mal, pero se resistieron. Terminaron rechazando esta última oportunidad que el Cielo les brindaba.

Por vía de precaución era necesario borrar del país los últimos vestigios del culto idólatra. En esto, Josué dio a la nación un buen comienzo. Si Israel hubiese seguido por el mismo camino, ¡cuán distinta hubiera sido la historia!

¿Nos preguntamos todavía por qué Dios mandó a Israel que exterminara a los cananeos? Tenía derecho a seguir viviendo una civilización de semejante inmundicia y brutalidad? Esto es uno de los ejemplos de la historia, de la ira de Dios contra la maldad de las naciones. Los arqueólogos que cavan en las ruinas de las ciudades cananeas se preguntan por qué Dios no las destruyó mucho antes.

No todo estaba perdido

Nuestra discussion no seria completa si dejaramos sin menncioar la gracia de Dios en favor de los cananeos. A pesar de su maldad, Dios le dio amplio tiempo y ejemplos para abandonar el culto a los demonios y buscarle.

Genesis 15: 12 Mas á la caída del sol sobrecogió el sueño á Abram, y he aquí que el pavor de una grande obscuridad cayó sobre él. 13 Entonces dijo á Abram: Ten por cierto que tu simiente será peregrina en tierra no suya, y servirá á los de allí, y serán por ellos afligidos cuatrocientos años. 14 Mas también á la gente á quien servirán, juzgaré yo; y después de esto saldrán con grande riqueza. 15 Y tú vendrás á tus padres en paz, y serás sepultado en buena vejez. 16 Y en la cuarta generación volverán acá: porque aun no está cumplida la maldad del Amorrheo hasta aquí.
Dios le concedió 400 años para arrepentirse mas 40 años adicionales por Israel andar por el desierto por su falta de fe. Era suficiente tiempo para abandonar el pecado y seguir al Dios de Noé, sus antecesor. Entre los cananeos hubo quien aceptara servir a Jehová de los ejercitos, por ejemplo Rahab y su famila fue salva por su fe. No todos los cananeos necesariamente participaban en los cultos a los demonios. Quienes lo hicieron lo hicieron por su propia voluntad.