Alabad á Jehová, naciones todas; Pueblos todos, alabadle. Porque ha engrandecido sobre nosotros su misericordia; Y la verdad de Jehová es para siempre. Aleluya. Salmo 117;1,2

Otros seres creados por Dios

{ Autor Desconocido }

La creación de Dios de seres pensantes no esta restrigrindo a los seres humanos. La Bibila habla de diferentes seres vivientes no-humanos sin dar detalles de sus orígenes. Muchos de estos seres se asocian a alguna forma a la adoración al Dios Creador del universo.

Los querubines

Los primeros seres que conocemos son los querubines y son seres angélicos asociados a la adoración y la alabanza a Dios. Los querubines se mencionan por primera vez en la Biblia en Génesis 3:24:

  • Después de expulsarlo, puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía y hacia atrás para guardar el camino del árbol de la la vida.
  • El Tabernáculo en el desierto como el Templo en Jersualén contenían muchas representaciones de los querubines. Por ejemplo en Éxodo 25:17-22:

  • 17 Y harás una cubierta de oro fino, cuya longitud será de dos codos y medio, y su anchura de codo y medio.
  • 18 Harás también dos querubines de oro, labrados á martillo los harás, en los dos cabos de la cubierta.
  • 19 Harás, pues, un querubín al extremo de un lado, y un querubín al otro extremo del lado opuesto: de la calidad de la cubierta harás los querubines en sus dos extremidades.
  • 20 Y los querubines extenderán por encima las alas, cubriendo con sus alas la cubierta: sus caras la una enfrente de la otra, mirando á la cubierta las caras de los querubines.
  • 21 Y pondrás la cubierta encima del arca, y en el arca pondrás el testimonio que yo te daré.
  • 22 Y de allí me declararé á ti, y hablaré contigo de sobre la cubierta, de entre los dos querubines que están sobre el arca del testimonio, todo lo que yo te mandaré para los hijos de Israel.
  • Representación artística del Arca del Pacto según Éxodo 25:17-22. Tiene los 10 Mandamientos dentro del Arca y dos querbines contemplando el Propiciatorio.
    Autor John Allfree

    Otras referencias incluyen Éxodo 26:1, 31; 36:8, 1 Reyes 6:23-35; 7:29-36; 8:6-7 , 1 Crónicas 28:18, 2 Crónicas 3:7-14, 2 Crónicas 3:10-13; 5:7-8, y Hebreos 9:5. ¿Cómo son estos seres que sirven a Dios? Los capítulos 1 y 10 de Ezequiel describen estos seres con "figura de cuatro seres vivientes" en Ezequiel 1:4-14:

  • 1:4 Y miré, y he aquí un viento tempestuoso venía del aquilón, una gran nube, con un fuego envolvente, y en derredor suyo un resplandor, y en medio del fuego una cosa que parecía como de ámbar,
  • 1:5 Y en medio de ella, figura de cuatro animales. Y este era su parecer; había en ellos semejanza de hombre.
  • 1:6 Y cada uno tenía cuatro rostros, y cuatro alas.
  • 1:7 Y los pies de ellos eran derechos, y la planta de sus pies como la planta de pie de becerro; y centelleaban á manera de bronce muy bruñido.
  • 1:8 Y debajo de sus alas, á sus cuatro lados, tenían manos de hombre; y sus rostros y sus alas por los cuatro lados.
  • 1:9 Con las alas se juntaban el uno al otro. No se volvían cuando andaban; cada uno caminaba en derecho de su rostro.
  • 1:10 Y la figura de sus rostros era rostro de hombre; y rostro de león á la parte derecha en los cuatro; y á la izquierda rostro de buey en los cuatro; asimismo había en los cuatro rostro de águila.
  • 1:11 Tales eran sus rostros; y tenían sus alas extendidas por encima, cada uno dos, las cuales se juntaban; y las otras dos cubrían sus cuerpos.
  • 1:12 Y cada uno caminaba en derecho de su rostro: hacia donde el espíritu era que anduviesen, andaban; cuando andaban, no se volvían.
  • 1:13 Cuanto á la semejanza de los animales, su parecer era como de carbones de fuego encendidos, como parecer de hachones encendidos: discurría entre los animales; y el fuego resplandecía, y del fuego salían relámpagos.
  • 1:14 Y los animales corrían y tornaban á semejanza de relámpagos.
  • Vemos que provienen de Aquel que esta sentado en el trono (v. 4), cada uno tenien cuatro rostros y cuatro alas (v. 6), resplandecen como bronce bruñido (v. 7), No se volvían cuando andaban, siempre caminaban derecho hacia delante (v. 9) brillan como fuego que resplandecía (v. 13), se movían a semejanza de relámpagos (v. 14). A estos mismos seres los identifica como "querubines" en Ezequiel 10:
  • 10:19 Y alzando los querubines sus alas, levantáronse de la tierra delante de mis ojos: cuando ellos salieron, también las ruedas al lado de ellos: y paráronse á la entrada de la puerta oriental de la casa de Jehová, y la gloria del Dios de Israel estaba arriba sobre ellos.
  • 10:20 Este era el animal que vi debajo del Dios de Israel en el río de Chebar; y conocí que eran querubines.
  • 10:21 Cada uno tenía cuatro rostros, y cada uno cuatro alas, y figuras de manos humanas debajo de sus alas.
  • 10:22 Y la figura de sus rostros era la de los rostros que vi junto al río de Chebar, su mismo parecer y su ser; cada uno caminaba en derecho de su rostro.
  • Ezequiel vio que los querubines controlan y mueven las cuatro ruedas del trono de Dios (Ezequiel 1).

    ¿Porqué tiene cuatro cabezas? La Palabra no dice. ¿Qué representan las cuatro cabezas? La Palabra tampoco lo dice, pero generalmente se cree que la multitud de ojos implica que pueden ver todo y las cabezas representan otras características de Dios:

    1. El Leon representa su Justicia y Nobleza
    2. EL Toro representa su Poder y Fortaleza
    3. El Aguila representa su Soberania y Supremacia
    4. El Hombre representa su Sabiduría y Amor

    Representación artística de la cabeza de un querubín según la visión de Ezequiel.
    Autor desconocido

    Representación artística de un querubín según la visión de Ezequiel.
    Autor desconocido

    Antes de su rebelión, Satanás era un querubín (Ezequiel 28:11-16).

  • 11 Y fué á mí palabra de Jehová, diciendo:
  • 12 Hijo del hombre, levanta endechas sobre el rey de Tiro, y dile: Así ha dicho el Señor Jehová: Tú echas el sello á la proporción, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura.
  • 13 En Edén, en el huerto de Dios estuviste: toda piedra preciosa fué tu vestidura; el sardio, topacio, diamante, crisólito, onique, y berilo, el zafiro, carbunclo, y esmeralda, y oro, los primores de tus tamboriles y pífanos estuvieron apercibidos para ti en el día de tu creación.
  • 14 Tú, querubín grande, cubridor: y yo te puse; en el santo monte de Dios estuviste; en medio de piedras de fuego has andado.
  • 15 Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste criado, hasta que se halló en ti maldad.
  • 16 A causa de la multitud de tu contratación fuiste lleno de iniquidad, y pecaste: por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín cubridor.
  • Los seres vivientes, el Campamento y el Tabernáculo en el desierto

    Cuando Israel viajaba por el desierto, el pueblo completo se situaba alrededor del Tabernáculo lo cual que era la morada y el trono de Dios en medio de ellos. El Tabernáculo estaba en el centro del campamento y rodeado por las 12 tribus. Tres tribus rodeaban cada lado del Tabernáculo y cada lado tenia una tribu que dirigia las tres tribus.

  • Al oeste del Tabernáculo dirigia EFRAÍN con Manases y Benjamin; su estandarte era una bandera con un toro.
  • Al norte del Tabernáculo dirigia Dan con Aser y Neftali; su estandarte era una bandera con un águila.
  • Al sur del Tabernáculo dirigia RUBEN con Simeon y Gad; su estandarte era una bandera con un hombre.
  • Al oriente del Tabernáculo dirigia JUDÁ con Isacar y Zabulon; su estandarte era una bandera con un león.
  • Fíjese que el orden de ubicación de las tribus, y sus banderas como resultado, según Números capítulo 2 es el mismo orden de los rostros de los querubines según Ezequiel 10:22.

    Imágenes de estos cuatro seres, el león, el buey, el águila y el hombre, fueron tejidos como adorno a la cortina del Santuario y también en la cortina antes del Lugar Santísimo.

  • 26:31 Harás un velo (Exodo 25, 2 Crónicas 3:14, Mateo 27:51 Marcos 15:38) de púrpura violeta y escarlata, de carmesí y lino fino torzal; bordarás en él unos querubines.
  • La púrpura violeta corresponde a la realeza del León. Escarlata es el color del sufrimiento (es decir, el derramamiento de sangre) que corresponde al toro como sacrificio. El azul corresponde al cielo, la morada del águila. Y el lino fino representa al hombre, en un estado ideal; sin pecado.

    Los querubines y el Templo de Salomón

    Salomón adornó el interior de su Templo con querubines grandes y cubiertos de oro.

    Representación artística de los cuatro querubines en el Templo de Salomón
    según 2 Cróncas, capítulo 3.
    Autor desconocido

    Los seres vivientes y los Evangelios

    A través de los tiempos, los eruditos asocian los cuatro Evangelios con estos cuatros seres vivientes. En la descripción de los cuatro seres vivientes, Juan dice que la primera "animal" era como un león. El león es el "Rey de los animales" y representa la majestad. Así pues, Cristo es presentado en el Evangelio de Mateo como "Rey de Reyes".

    El segundo ser viviente, se dice que es "semejante a un becerro". El becerro se usaba para sacrificio en los tiempos biblicos. Aquí Cristo es presentado como "sacrificio" por nuestros pecados. Marcos en su Evangelio nos presenta a Cristo como quien seria sacrificado por nosotros.

    Al tercer ser viviente "tenía la cara como de hombre". La tercera criatura que representa a Cristo como un hombre. El Evangelio de Lucas presenta a Cristo como el Hombre Perfecto. Además, como se describe en Filipenses 2, Cristo dejó su gloria con el Padre y se hizo hombre para que pudiera morir en la cruz por nuestros pecados.

    El cuarto ser viviente que era "como un águila volando". El águila simboliza la soberanía y la supremacía. Así pues, la criatura viviente representa a Cristo en toda Su deidad. El apóstol Juan en su Evangelio presenta a Jesucristo como el Hijo de Dios y muestra su relación con el Cielo.

    ¿Quiénes son los cuatro seres vivientes del Apocalipsis?

    Apocalipsis 4:6-9, Juan describe seres que les llama "animales" y parecen ser otros querubines o los mismos que vio Ezequiel. Los cuatro seres vivientes son muy similares, si es que no son los mismos seres, a los seres vistos en Ezequiel 10:2, 14, 20 e Isaías 6:1-3. Son cuatro en total, llenos de ojos, los rostros como los seres en Ezequiel 1:10, seis alas (Isaías 6:2), y la adoración ofrecen es como la adoración de los seres en Isaías 6:3, que dice "Santo, santo, santo, el Señor." Tal vez no son los mismos seres, pero son comparables; no podemos concluir pues se trata de seres cuya naturaleza no conocemos a plenitud.

    Presumimos que son querubines y por lo que dice Juan, parecen ser responsables por glorificar la santidad y el poder de Dios. A través de la Biblia vemos que esto es uno de sus tareas principales. Además de cantar alabanzas a Dios, también sirven como un recordatorio visible de la majestad, la gloria de Dios, y su presencia permanente con su pueblo. Esto último se ve el Santuario y en el Templo.

    Estos querubines luego Juan los llaman "seres vivientes" y se encuentran en Apocalipsis 4:6-9, 5:6-14, 6:1-8, 14:3, 15:7, y 19:4. Los textos indican que son seres reales. La proximidad al trono de Dios parece indicar que ellos desemepeñan alguna tarea especial. Ezequiel 1:12-20 sugiere que están en constante movimiento alrededor del trono de Dios.

    Apocalipsis 4 los describe de la siguinte manera:

  • 6 Y delante del trono había como un mar de vidrio semejante al cristal; y en medio del trono, y alrededor del trono, cuatro animales llenos de ojos delante y detrás.
  • 7 Y el primer animal era semejante á un león; y el segundo animal, semejante á un becerro; y el tercer animal tenía la cara como de hombre; y el cuarto animal, semejante á un águila volando.
  • 8 Y los cuatro animales tenían cada uno por sí seis alas alrededor, y de dentro estaban llenos de ojos; y no tenían reposo día ni noche, diciendo: Santo, santo, santo el Señor Dios Todopoderoso, que era, y que es, y que ha de venir.
  • 9 Y cuando aquellos animales daban gloria y honra y alabanza al que estaba sentado en el trono, al que vive para siempre jamás,
  • Representación artística de los cuatro seres vivientes en Apocalipsis 4.
    Autor desconocido

    Apocalipsis 5:6-14 indica qué hacen los cuatro seres vivientes. Se postran y adoran al Cordero, Jesucristo, ofreciendo la misma reverencia que rinden al Padre (Apocalipsis 4:10); podemos ver otra prueba mas de la divinidad de Jesucristo. Están juntos a los 24 ancianos que rodean al trono de Dios, y tienen "arpas y copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los santos." Arpas con frecuencia se asocian con adoración en el Antiguo Testamento, así como con la profecía (2 Reyes 3:15; 1 Crónicas 25:1). Incienso representa las oraciones de los santos (Apocalipsis 8:4).

    Los cuatro seres vivientes anuncian la santidad de Dios, la adoración de Dios, y están involucrados de alguna manera con la justicia de Dios. En el capítulo 6 vemos su reacción cuando los primeros 4 sellos fueron abiertos:

  • 1 Vi cuando el Cordero abrió uno de los sellos, y oí a uno de los cuatro seres vivientes decir como con voz de trueno: Ven y mira.
  • 2 Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vencer.
  • 3 Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo ser viviente, que decía: Ven y mira.
  • 4 Y salió otro caballo, bermejo; y al que lo montaba le fue dado poder de quitar de la tierra la paz, y que se matasen unos a otros; y se le dio una gran espada.
  • 5 Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente, que decía: Ven y mira. Y miré, y he aquí un caballo negro; y el que lo montaba tenía una balanza en la mano.
  • 6 Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario; pero no dañes el aceite ni el vino.
  • 7 Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente, que decía: Ven y mira.
  • 8 Miré, y he aquí un caballo amarillo, y el que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades le seguía; y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las fieras de la tierra.
  • Parece ser que se les fue delegado la tarea de ayudar a Juan el Vidente a entender o por lo menos contemplar y presenciar los sellos, esto lo deducimos por la manera que le dicen "Ven y mira" (6:1-8).

    Aunque de manera limitada, los seres viventes participan en administrar los juicios de Dios sobre la humanidad rebelde pues en Apocalipsis 15:7, encontramos que uno de los cuatro seres vivientes entrega las copas de la ira de Dios a los siete ángeles para derramar las últimas siete plagas postreras.

  • 15:7 Y uno de los cuatro animales dió á los siete ángeles siete copas de oro, llenas de la ira de Dios, que vive para siempre jamás.
  • Vemos a los seres vivientes por última vez en Apocalipsis 19:4 donde alaban y adoran a Dios justo después de la caída de Babiblonia, la gran ramera.

  • 19:4 Y los veinticuatro ancianos y los cuatro animales se postraron en tierra, y adoraron á Dios que estaba sentado sobre el trono, diciendo: Amén: Aleluya.
  • Los serafines

    Los serafines, es decir "seres ardientes"son seres celestiales posiblemente angelicales mencionados en la visión de Isaí­as en el Templo, cuando él fue llamado a su ministerio profético en Isaí­as 6. Este capí­tulo es el único lugar en la Biblia donde se menciona especí­ficamente a los serafines. Cada serafí­n tení­a seis alas. Utilizaban dos alas para volar, dos para cubrir sus pies, y dos para cubrir sus rostros (Isaí­as 6:2). Por este descripcion llegamos a la conclusion que deben tener forma semejante al ser humano.

  • 2 Por encima de él habí­a serafines; cada uno tení­a seis alas; con dos cubrí­an sus rostros, con dos cubrí­an sus pies, y con dos volaban.
  • Además de estar dotado de seis alas y ser de aspecto imponente, el serafí­n se dedica a cantar y alaba con melodí­as la inmensa bondad del Señor. Los serafines adoran continuamente a Dios pues volaban sobre el trono en el cual estaba sentado Dios, cantando sus alabanzas mientras señalaban con especial atención la gloria y majestad de Dios. En la visión de Isaí­as, los serafines repiten constantemente "Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria". Así lo vemos en Isaí­as 6, versos 2 y 3.

  • 3 Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria.
  • 4 Y los quiciales de las puertas se estremecieron con la voz del que clamaba, y la casa se llenó de humo.
  • Estos seres ayudaron en la purificación para los labios de Isaí­as con las palabras,

  • 6 Y voló hacia mí­ uno de los serafines, teniendo en su mano un carbón encendido, tomado del altar con unas tenazas;
  • 7 y tocando con él sobre mi boca, dijo: He aquí­ que esto tocó tus labios, y es quitada tu culpa, y limpio tu pecado.
  • De manera similar a los otros tipos de ángeles, los serafines mantienen una perfecta obediencia a Dios. Al igual que los querubines, los serafines se enfocan particularmente en la adoración a Dios. Según Lindemans (1997), la raíz de serafín proviene del verbo hebreo saráf que siginifca quemar o arder o del sustantivo hebreo saráf que es serpiente voladora encendidas en fuego. Debido a que la palabra aparece asociado a inidentes con serpientes en el desierto (Números 21.8, Deuteronomio 8.15; Isaí­as 14.29; 30.6), se presume que se refiere a culebras abrasadoras.