Alabad á Jehová, naciones todas; Pueblos todos, alabadle. Porque ha engrandecido sobre nosotros su misericordia; Y la verdad de Jehová es para siempre. Aleluya. Salmo 117;1,2

¿Según Éxodo 4:21, Jehová manipuló al Faraón de Egipto?

{ Autor Desconocido }

El verso para analizar dice: "Y dijo Jehová á Moisés: Cuando hubiereis vuelto á Egipto, mira que hagas delante de Faraón todas las maravillas que he puesto en tu mano: yo empero endureceré su corazón, de modo que no dejará ir al pueblo". Estas palabras confunden a muchas personas. Serias dudas surgen en la mente humana. Algunas son: ¿Quiere decir esto que Dios manipula las personas para sus propios interés? Si es así, ¿somos predestinados a ser lo que Dios quiera que seamos o hagamos? ¿Estamos predestinados algunos al Cielo y otros al infierno?

Si hemos de confiar en Dios debemos entender qué quieren decir estas palabras. No es posible confiar en alguien si sospechamos que somos juguetes ajenos.

¿Es la predestinación un concepto bíblico? Claro que sí. Así lo enseña Pablo en Romanos 8:29 “Porque á los que antes conoció, también predestinó para que fuesen hechos conformes á la imagen de su Hijo…”.

Antes de seguir, recordemos que la Palabra nos dice que Dios todo lo sabe y anticipa el futuro. “Acordaos de las cosas pasadas desde el siglo; porque yo soy Dios, y no hay más Dios, y nada hay á mí semejante; Que anuncio lo por venir desde el principio, y desde antiguo lo que aun no era hecho;” Isaías 46:9,10.

Como Dios hizo Su plan de salvación antes de crear al universo, es obvio que Él anticipó la rebelión de Adán y Eva. etc. (I Pedro. 1:20, Efe. 1:4,5, Mateo 25: 34, Apocalipsis 13:8, 17:8). Aunque Dios sabía que Adán y Eva pecarían, El no los obligó a pecar. Como seres morales y libres ellos escogieron pecar (Génesis 3). La voluntad del hombre es parte fundamental de la salvación. Dios tampoco nos obliga a ser salvos (Juan. 3: 16). Sin embargo Dios sabía que algunos hombres aceptarían el llamado antes de ellos mismo aceptarlos (Hechos 18: 9-11). De manera que, algunos estaban “predestinados” a ser salvos porque Dios pudo ver que ellos aceptarían Su invitación al recibirlo y no porque Él los obligó a hacerlo.

Algunas personas creen que el ser humano es tan depravado que no puede aceptar la “invitación” sin la ayuda especial del Espíritu Santo, independientemente del deseo del ser humano. Enseñan que Dios decidió quién se salva y quién no desde antes de la Creación y que esta decisión es arbitraria de parte de Dios.

La predestinación bíblica es evidencia de la omnisciencia de Dios. El hecho que Dios vio que muchos no aceptarían a Su hijo, es muestra del amor de Dios por todos nosotros.